Prueba de alcohol será obligatoria

abril 17, 2012 4:21 am

La prueba de alcoholemia para los conductores del transporte interprovincial aún no es obligatoria en las terminales terrestres de Quito.

La Gerencia de Terminales y Estacionamientos informó que a partir del lunes 23 de abril, este examen será un requisito obligatorio para que los choferes puedan salir de las terminales.

El pasado 5 de abril, la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) entregó ocho quioscos con un sistema para medir el nivel de alcohol en la sangre. Dos se instalaron en Carcelén y seis en Quitumbe. El propósito es fortalecer el control.

Ayer, cinco de los seis aparatos funcionaban en la terminal de Quitumbe. Antes de obtener el permiso de salida, la mayoría de conductores hacía fila para realizar la prueba de aliento.

Era la primera vez que Segundo Carnilema utilizaba el sistema. En una pantalla digital seguía las instrucciones para ingresar sus datos, escanear su licencia y espirar a través de una boquilla para medir la concentración de alcohol en su organismo. El examen no le llevó más de cuatro minutos. Al terminar el test, se imprimió una boleta con los datos personales, una foto del conductor y la medición de alcohol. En su caso, el resultado fue 0,0.

Carnilema tiene 16 años de experiencia como conductor profesional. Aseguró que este tipo de control en las terminales ayudará a prevenir accidentes en las carreteras. “Es nuestra responsabilidad conducir con precaución”.

Entre el miércoles y el viernes de la semana pasada, se dictaron talleres a un grupo de conductores profesionales, a quienes se les capacitó sobre el funcionamiento de los alcoholímetros. Esta semana será para corregir posibles errores del sistema y para que los choferes se familiaricen con el procedimiento.

En la Unidad de Policía de la terminal Quitumbe, al menos, el 95% de choferes presentaba el test para el registro de salida. La prueba de alcoholemia es parte de los procedimientos de control que la Policía y la Epmmop ejecutan a diario en las terminales.

Fabián Tapia, de la Policía, explicó que también hay otros controles que se aplican a choferes y buses. Cada unidad que llega a la terminal pasa por una inspección física. Luego se verifican la licencia, la matrícula y el SOAT.

La Policía emite un tique de revisión y desde el próximo lunes cada chofer deberá pasar la prueba del alcoholímetro. Con estos requisitos, la unidad puede ingresar al andén para el abordaje de los pasajeros. En la salida se revisan los permisos de frecuencia, la lista de pasajeros y se pegan los sellos en las puertas.