Banco Pichincha concede la primera dación en pago

abril 17, 2012 4:01 am

Sector inmobiliario

El beneficiado es José Alfredo Pacheco Real, quien mantenía una deuda por $343 200, lo cual lo hubiera llevado a la marginación social.

Banco Pichincha aceptó conceder por primera vez la dación en pago, es decir la condonación de una deuda hipotecaria a cambio de la vivienda, a un ciudadano ecuatoriano residente en España y que no podía hacer frente a los pagos.

La medida fue posible gracias a la mediación de la Asociación de Afectados por Embargos y Subastas (AFES), que asegura haber conseguido 76 daciones en pago en los primeros tres meses de este año, pero la primera por parte del Pichincha, según un comunicado difundido ayer por esa organización.

El beneficiado por esta dación es José Alfredo Pacheco Real, quien se encuentra en una situación crítica, ya que solo trabaja dos días a la semana y mantenía una deuda de más de 260 000 euros ($343 200) con el banco.

Ello “le hubiera impedido reconducir su vida, con el riesgo de caer en la marginalidad”, según Juan Manuel Peralta, coordinador general de AFES y la persona que negoció con la entidad financiera.

Se trata de la primera vez que el Banco Pichincha, propietario de las hipotecas de muchos ciudadanos ecuatorianos residentes en el país ibérico, acepta considerar la dación en pago como fórmula de resolución de un conflicto hipotecario.

Según la embajada del Ecuador en España, entre 8 000 y 15 000 ecuatorianos se han podido ver afectados en los últimos tres años por ejecuciones hipotecarias, con o sin desahucios.

AFES destacó que el Banco Pichincha no figura entre las entidades adheridas al Código de Buenas Prácticas aprobado el pasado marzo por el Gobierno español, por el que los bancos firmantes se comprometen a aceptar, en casos extremos, la dación en pago para familias en dificultades que cumplan ciertas condiciones.

El presidente, Rafael Correa, envió un proyecto de ley hipotecaria a la Asamblea con carácter económico-urgente con la finalidad de que las personas que pierden su vivienda por no poder cancelar la hipoteca no continúen con la deuda en el banco. (JMM-EFE)